Charlotte con limón sin usar horno

El Charlotte con limón son unos de los postres más lindos y deliciosos que puede haber y para los días de mucho calor, existen opciones ideales para prepararlas; pues no necesitan horno y, además, son muy sencillas de hacer y sabor, seguramente, les encantará a todos.

Ingredientes para el Charlotte con limón:

Para hacer la Charlotte con limón se necesita:

  • Bizcochos de soletilla (plantillas) la cantidad varía, dependiendo del tamaño de las galletas.
  • 1 paquete de gelatina de limón para 4 raciones.
  • 200 gr de queso crema.
  • 400 ml de nata líquida.
  • 150 ml de zumo de 1 limón (y conservar la ralladura para decorar)
  • 4 cucharadas de azúcar.
  • Hojas de menta o cerezas para decorar (opcional).

Elaboración de la Charlotte con limón

Comenzamos con la preparación del relleno de la Charlotte; para ello calentaremos el zumo de limón en el microondas durante 1 minuto para luego diluir en él, la gelatina de limón, revolviendo hasta que se disuelva por completo y la dejamos en reposo para que tome temperatura ambiente.

Comenzamos a montar la nata con la ayuda de una batidora hasta que este firme y entonces añadimos de a poco el azúcar y el queso crema sin dejar de batir, hasta lograr una mezcla uniforme y homogénea. Por último, integramos la gelatina ya preparada, con suaves movimientos envolventes con la ayuda de una espátula.

Dejamos la mezcla en reposo, mientras preparamos el molde; para ello se utiliza un molde desmontable, al cual se le colocan soletillas por todo el borde, de forma vertical y se cubre el fondo, tanto como sea posible, para hacerlo más fácil, se pican pedacitos de galletas.

Luego se coloca la mezcla en el molde y se cubre con papel film para luego reservar en la heladera. Lo ideal es que transcurra al menos 24 horas antes de desmoldarlo y como todo postre, aplica la regla de que la espera es bien recompensada. Mientras más tiempo se repose, mejor sabor tendrá.

Pasado el tiempo, se saca de la heladera, se retira el papel film y se desmolda para proceder a decorar. Aquí la imaginación determinará el límite de la creatividad para hacerlo. Puede usarse la nata montada, ralladura de limón, por encima, que además, acentuará el sabor y hojas de menta o cerezas para colocar en el centro, como toque final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *