Pudin de calabacín y queso

El pudin de calabacín y queso encanta a quienes lo prueban. Lo puedes comer como pasabocas con galletas y pan, para merendar o saciar algún antojito durante el día. También sirve de entrada para alguna comida.

Son muchas las propiedades atribuidas al calabacín. Entre ellas su aporte benéfico de vitaminas para la piel. De allí que recomendamos comerlo sin pelar. De esta manera aprovechas además su contenido en fibra, muy bueno para el organismo en general.

Conozca los ingredientes necesarios

  • 200 ml de leche evaporada
  • 3 calabacines medianos
  • 2 cebollas grandes o 3 cebollas medianas
  • 3 huevos
  • 150 g de queso crema para untar
  • 30 g de mantequilla
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • sal
  • pimienta

Siga estos pasos para la preparación del pudin de calabacín y queso

El procedimiento para elaborar el pudin de calabacín y queso es muy simple. Empieza por pelar, lavar bien las cebollas y cortarlas en láminas muy finas. Toma un sartén amplio y calienta sobre fuego medio, agrega la mantequilla y espera se derrita. En este momento procede a incorporar la cebolla. Remueve constantemente hasta que cristalice.

Agrega un poco del aceite y continúa la cocción por unos minutos más. A continuación añade el calabacín troceado en cuadros pequeños y cocina por unos 10 minutos.

Precalienta el horno a 180°C y prepara la bandeja para hornear. Cabe destacar que el pudin de calabacín y queso se realiza en baño María por lo tanto es necesario elegir un recipiente apto para ello.

Una vez tengas el calabacín y la cebolla ya cocidas, lleva a la licuadora y agregas los huevos, queso y la leche evaporada. Bate hasta obtener un puré fino. Añade sal y pimienta, cuando tengas el punto de sazón deseado, vierte la mezcla en un recipiente. Puedes elegir la forma que desees, considerando que quepa en el recipiente más grande que ya tienes en el horno. Hornear durante unos 10 a 15 minutos.

Déjalo reposar antes de desmoldar.

¡Tener en cuenta!

Lo mejor para acompañar el pudin de calabacín y queso es algún tipo de salsa. Puede usarse mayonesa o salsa bearnesa.

El otro complemento queda a su elección. Puede comerse con carnes, arroz o simplemente galletas y pan. Puede guardar en el refrigerador bien tapado para que la superficie no se reseque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *